cortar laurel

Cortar hojas de Laurel

Independientemente de si es un árbol perenne y crece silvestre en varios lugares, un gran número de personas, incluyendo cocineros, prefieren cultivarlo en sus jardines y macetas. Si usted elige tener esta planta disponible también, usted debe aprender lo que se necesita para cortar las hojas de laurel para abastecer su despensa.
La técnica para cortar las hojas de un laurel no es complicada en absoluto. Lo más importante es hacerlo en el momento adecuado y cuando nuestra planta esté en las mejores condiciones.

Conozca las mejores condiciones para el corte de laurel.

Para obtener una mejor abrasión, la planta o árbol que queremos cosechar debe estar ya en el período de maduración, que llega a los 2 años.
Al cortar las hojas de laurel, elija la que no tenga marcas, manchas o roturas y que tenga un aspecto realmente saludable, teniendo en cuenta seleccionar la más grande preferiblemente. Hay que tener en cuenta que toda la superficie en la que se cortan las hojas no debe ser superior a un tercio de su follaje.
Es importante saber que la planta de laurel debe tener menos ramificaciones aéreas para mantener su fuerza.

Averigüe cuándo es la oportunidad de cortar las hojas de laurel.

Existen diferentes opiniones sobre la mejor época para cortar el laurel, y muchos incluso recomiendan que se haga en cualquier época del año, ya que el resultado siempre será satisfactorio.
Sin embargo, el laurel tiene una característica, que es que durante la primavera crece con mayor ímpetu, disminuyendo este proceso en el período estival motivado por el calor, reactivando sus facultades en otoño.
Así, hay conocedores de la cultura del laurel que nos explican que los cortes deben hacerse en primavera, pero una vez finalizada la fase de floración.
Otros cultivadores, quizás los más técnicos, en cuanto al beneficio obtenido del árbol, recomiendan que la mejor época para cortar las hojas de laurel sea el verano, cuando hay una mayor producción de aceites aromáticos en el abrasivo.
Lo que sí coinciden estos especialistas es el principio de que las hojas de laurel deben cosecharse en las horas de la mañana, cuando las hojas están más secas. Esta regla se basa en la teoría de una mayor concentración, en este momento, de sus componentes aromáticos.
Y como recomendación final, para obtener sus hojas frescas, tan útiles como beneficiosas, le aconsejamos que no las corte en invierno cuando hace mucho frío.

Ir arriba Ir al contenido